Nuestros treinta mil

Nuestros treinta mil
memoria, verdad y justicia

POR UNA COMUNICACION POPULAR

POR UNA COMUNICACION POPULAR
POR UNA COMUNICACION POPULAR

viernes, noviembre 09, 2012

MARCHA DE AYER. UN DEJA VÚ DEL 2008


UN DEJA VÚ DEL 2008




Luego de la manifestación opositora del Jueves 8, me vienen algunos recuerdos de un pasado no muy lejano. Para ser más preciso, de las nutridas manifestaciones a favor de las patronales del campo. Durante las cuales, confundidos pequeños productores agropecuarios, creyeron que sus intereses eran iguales a los de la Sociedad Rural. Tarde se dieron cuenta que no era así.

Para “defender” a esos pequeños productores el Cártel Clarín puso a disposición de los intereses corporativos camperos, los medios de su corporación (des) informativa.

De esa forma logró que una gran cantidad de “ los que eligen Clarín y TN todos los días” se sumaran a una gesta sin sentido desde su mismo origen. Sin sentido agropecuario, pero con un claro sentido destituyente. Como bien supo definir en su auspicioso nacimiento el colectivo “Carta Abierta”.

Ahora bien. Desde el punto de vista de la libertad de expresión y de peticionar ante las autoridades dentro de la democracia, no hay nada que objetarle a la marcha.

Pero no podemos ser ingenuos y creer que ese ha sido el motivo de quienes desde un “espontaneísmo extremo” han convocado desde las redes sociales. A quienes se sumaron animosos dirigentes que no dieron la cara, ni pusieron el cuerpo en las calles.

Los que sí concurrieron, un heterogéneo y nutrido grupo al que sólo unía un sentimiento anti kirchnerista, pueden ser víctimas de similar manipulación. No sólo porque forman parte, en gran medida del mismo universo social que celebraron la movida del campo sojero; sino porque el odio hacia la presidenta, les ciega el raciocinio. Entonces, la premisa que fuera razón de ser durante la nefasta década del noventa, esto es “el fin justifica los medios” vuelve a guiar los pasos de quienes motorizan y exacerban el descontento y malhumor social. Porque su objetivo, el de las corporaciones y dirigentes que responden a las mismas, es desgastar, deslegitimar y, si pueden voltear al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Si el Cártel Clarín y asociados lograran su objetivo golpista, los exultantes manifestantes del día ocho, no escaparían a la voracidad “disciplinadora” de los nostálgicos del genocidio que se esconden en los pliegues de los convocantes.



Daniel Mojica

www.cuestioncultural.com.ar

Columnista de Radio Gráfica

Prensa y Comunicación CC La hora de los pueblos



2 comentarios:

Martha Alicia dijo...

Totalmente de acuerdo con vos. El simulacro de una marcha pacífica en la que se agitaba un volcán subterráneo. Qué bien cumplen su cometido los "Gran Hermano" . Interiorizan en los individuos su pensamiento hegemónico. También podría llamarlo "el Espíritu Absoluto" que menciona Hegel.

Daniel Mojica dijo...

Gracias Martha Alicia. Tan bien cumplen su cometido, que esos individuos "creen" que piensan eso libremente.