Nuestros treinta mil

Nuestros treinta mil
memoria, verdad y justicia

POR UNA COMUNICACION POPULAR

POR UNA COMUNICACION POPULAR
POR UNA COMUNICACION POPULAR

viernes, mayo 15, 2009

LA OLIGARQUÍA ESTA NERVIOSA

COMPAÑERA EVITA. LA LUCHA CONTINUA No sorprende la verborrea del confeso golpista Biolcati cuando pretende agraviar al pueblo peronista en la figura de Eva Perón. Porque el odio de la oligarquía hacia lo que representa como bandera de lucha el recuerdo de la combativa mujer que los enfrentó, es un odio de clase. Lo que nunca le van a perdonar a Evita es el grado de conciencia revolucionaria con el que se convirtió en la abanderada de los humildes. El haberles trasmitido la convicción a la clase trabajadora que allí donde hay una carencia hay un derecho a defender. Y el ponerse al frente de esa defensa. Lo que nunca le van a perdonar a Evita es haber despertado y avivado con su fuego el ansia de justicia social de una clase que había sido siempre postergada. Y que esa llama de rebeldía ante la injusticia se haya sembrado de generación en generación. Lo que nunca le van a perdonar a Evita es que no asumiera el rol de “primera dama” para asistir a las fiestas y se quedara en ese patético lugar. Sino que se pusiera al frente de todas las luchas contra la patronal explotadora y expoliadora. Lo que nunca le van a perdonar a Evita es que acabara con la “sociedad de beneficencia” y se ocupara de reparar personalmente la postergación histórica que sufrieron las clases más castigadas de la argentina. Lo que nunca le van a perdonar a Evita es que no traicionara su origen. Por eso es un odio de clase. De la clase que se cree dueña del país y así se manejó hasta que el peronismo nació para cambiar esa historia. Historia que aún falta mucho para que sea diferente. Pero estamos en camino. De allí renace este recalcitrante trato de esa clase hacia el actual gobierno. Porque con sus errores y aciertos está en sintonía con el accionar de Evita. Es un odio de clase, porque Evita le puso pasión popular a cada uno de sus actos y discursos. Y no se dejó deslumbrar por la posición que le tocó ocupar, pero además lució con toda su elegancia y belleza el ropaje que la condición de primera dama le exigía. No le podrán perdonar que las ropas que solía ostentar la puta oligarquía le sentaran tan bien a una “simple actriz” y otros calificativos que le endilgaron por ponerse al frente de la lucha de su clase. Por eso también atacan a la presidenta Cristina Fernández, por su aspecto, su ropa, sus carteras. Pero lo que realmente les molesta es su lucidez, sus convicciones. Las medidas que implementa en la misma línea que defendía Evita, con las características de la época que nos toca transitar. Lo que no le perdonan a Evita, es que a la claridad, conducción y carisma del general Perón, ella le sumara sentimiento. Por eso es que algunos no entienden al peronismo, porque además de todas las obras que tiene para mostrar a las distintas generaciones, el peronismo es un sentimiento. Que se trasmite de generación en generación. Algunos se ilusionan esperando el “fin del peronismo” como otros anunciaron el fin de la historia o la muerte de las ideologías. Que sigan esperando, porque mientras haya una injusticia que reparar, un derecho que conseguir, una lucha nacional y popular por llevar adelante, el peronismo estará al frente. Junto a la clase que tanto odia la oligarquía que insulta a Evita, pretendiendo agraviarla. Mientras haya una juventud comprometida con su propia rebeldía de querer cambiar las cosas, allí está el espíritu de Evita. Compañera Evita, usted no necesita que la desagravien porque no pueden ponerse a su altura, y porque se están insultando a ellos mismos desnudando su impotencia de no poder negarla. Mientras tanto, compañera, nosotros, los peronistas seguimos trabajando para construir esa patria justa, libre y soberana, que cada vez está más cerca. Por eso se ponen tan nerviosos. Un abrazo militante, compañera. Daniel Mojica

2 comentarios:

lucas dijo...

LO DE LA OLIGARQUÍA ESTÁ NERVIOSA LO DICEN POR LOS NERVIOS DEL PRESI VIROLO O POR LOS TICS DEL RIMMEL DE LADY CRIS? PERO QUE BUENO CHE SER DEL PUEBLO Y PODER IRSE EL FINDE AL CALAFATE CON ALÓ PRESIDENTE, MIENTRAS YO PIENSO SI ORDEÑO MAÑANA O TIRO EL TAMBO A LA MIERDA Y ME ANOTO EN UNA LISTA PARA CONCEJAL

El Conde de Dinamarca dijo...

Gracias Lucas, claro ejemplo de todo esto resultaste ser.

Sinceramente me emocionó mucho todo lo escrito. Nunca le perdonarán nada a Evita, porque nunca van a entender que Evita jamás va a morir. Pasó por las injurias más fuertes, viva y muerta, y ni aun así pudieron matarla. Porque Evita será inmortal por siempre, en cada lugar donde haya una carencia, una necesidad. De la misma manera no entenderán que el pueblo no es un aluvión zoológico que vende su alma por el pancho y la coca, que Evita no hizo más que darles para que apoyen a Perón mientras este los hundía con negros negocios.
No, jamás lo entenderán, porque no se explica, se siente, como todo verdadero sentimiento.

Genial la nota del humor político.