Nuestros treinta mil

Nuestros treinta mil
memoria, verdad y justicia

POR UNA COMUNICACION POPULAR

POR UNA COMUNICACION POPULAR
POR UNA COMUNICACION POPULAR

jueves, octubre 08, 2009

ESTE BLOG CONVOCA A APOYAR LA LEY DE MEDIOS * MAÑANA AL CONGRESO*

“CARTA DE AMOR… Te escribo para decirte que no comparto como te maltratan, los que se creen tus dueños. Porque hay quienes por tener tanto espacio disponible, creen que pueden manipularte. Que pueden denigrarte o diluir tu identidad. He visto con dolor hasta qué punto son capaces de llegar para negar la esencia de tu origen. Los prestidigitadores de sentido, que te vacían de él sin ningún pudor. No es que no respeten tu apariencia. Sino que con ella misma pretenden que seas otra cosa. Y descaradamente lo proclaman a los cuatro vientos como si fuera verdad. Además tienen un coro de repetidores a sueldo que persisten en el descaro de desvirtuarte, sin el menor cargo de conciencia. Muchas veces he creído, que llegaría el día de reivindicarte y que por fin ocupes el lugar que te corresponde. Hay momentos, en que los deseos de muchas personas se entrecruzan en el espacio, y generan las condiciones propicias para que los mismos se concreten. Siento que este es uno de esos momentos, no digo mágicos, porque ha sido fruto de intensas luchas por el significado, la coherencia, la identidad. Pero sí de alegría. Por el coraje de los que salimos en tu defensa. Quizás, hayamos tomado conciencia, por fin del valor que tenés. De lo que significa contar con tu presencia, contundente, clara, concisa, sin dobleces. Y defenderte, es defendernos a nosotros mismos. De la prepotencia. Del avasallamiento. De la impunidad. De la mentira. Del autoritarismo. De la uniformidad. De la hipocresía. Como te habrás dado cuenta, te amo. Y este sentimiento es el que me mueve a dejarte esta carta suspendida en el aire, para que todos aquellos que te sientan de la misma manera que yo, adhieran de la manera que mejor les parezca a esta declaración, con total libertad. Porque es por lo que estamos luchando. …A LA PALABRA” Daniel Mojica Poeta/Escritor

2 comentarios:

MONA dijo...

Yo defiendo y apoyo la Ley de medios...
La manipulación es tan alevosa, que hasta yo, que no tengo militancia política, me dí cuenta... y ahora reviso los textos del pasado, y veo que desde siempre nos manejaron, por lo menos con la palabra impresa...
Te cuento un caso que me estremece; lo relata Felipe Pigna en Los Mitos nº4:
En junio del 55 un médico pediatra rosarino, fue "víctima del salvajismo de los policías herederos de la Sección Orden Social de la Policía de Uriburu". El hombre fue torturado hasta hallar la muerte a causa de la picana, porque querían sacarle datos de la imprenta en donde imprimió unos volantes.
La causa dormía encajonada. 8 años después, se reabre y claro... hay gente que permite... y defiende la tortura.
Esta esla argumentación del diario La Nación en defensa de los torturadores:
..."no podemos suponer que fuera normalmente peligrosa (la tortura) desde que ninguna de las otras víctimas sufrió consecuencias graves. Más bien, debe pensarse en una condicion anormal predisponente del Dr. Ingalinella para explicar la diferencia de resultado, sin que nada pruebe que tal condición era conocida por los procesados (...) Todo lo expuesto lleva a descartar el dolo eventual el dolo eventual, y a considerar el hecho, por tanto, como homicidio preterintencional, ya que, como lo admite la sentencia en recurso y lo demuestra el hecho de que se enviase a buscar coramina para auxiliar a la víctima, la circunstancia evidente de que la muerte tomó por sorpesa a los procesados, que no estaban preparados para tal eventualidad, y el hecho de que según lo demuestran todas las declaraciones, se busca fundamentalmente hacer decir a la víctima dónde estaba el mimeógrafo donde se imprimían los volantes".

El propósito era reducir la condena de un tal Lozón, de perpetua a 20 años. Sin embargo en menos de 2 años él y sus cómplices salieron en libertad por "buena conducta"

Te saludo

Daniel Mojica dijo...

Gracias Mona, aportás un importante dato que desconocía.
Un beso. Daniel