Nuestros treinta mil

Nuestros treinta mil
memoria, verdad y justicia

POR UNA COMUNICACION POPULAR

POR UNA COMUNICACION POPULAR
POR UNA COMUNICACION POPULAR

martes, julio 07, 2009

¿HASTA CUANDO LA IMPUNIDAD DE CLARIN? NOTA SALIDA EN POLITICA Y MEDIOS

Causa Noble: La querella afirma que el testimonio de Pirillo es “importantísimo”, pero no confía en el juez Bergesio En diálogo con Política&Medios, el abogado Pablo Llonto se refirió a las revelaciones del ex dueño del diario La Razón que comprometen al CEO de Clarín, Héctor Magnetto, y a la propietaria del multimedio, Ernestina Herrera de Noble, en la causa por supuesta apropiación de bebés durante la dictadura. El viernes declaró ante la Justicia el ex dueño del diario La Razón, José Pirillo, en la causa por apropiación de los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble. En su testimonio, por escrito, reveló que Héctor Magnetto le había confesado en 1985 que fue él quien hizo las gestiones para que el dictador Jorge Rafael Videla "le consiguiera los chicos" a la propietaria del Grupo Clarín, según publicó el diario Crítica de la Argentina. "Lo que dice Pirillo es que cuando él estaba al frente de La Razón y por lo tanto participaba de las reuniones de la empresa de Papel Prensa, que en aquel momento estaba compuesta por La Razón, Clarín, La Nación y el Estado Nacional, en una oportunidad Magnetto le reprochó a Pirillo estar publicando noticias sobre hijos de desaparecidos, apropiación de bebés en la dictadura y que Magnetto le pidió que no publicara esas cosas por la señora de Noble", describió en Política&Medios el abogado querellante de la familia Lanuscou-Miranda, Pablo Llonto. Agregó que "allí tuvieron una discusión, y que Magnetto le dijo que él era el albacea de la señora de Noble y sacó chapa de que él había sido quien había hecho la gestión para que durante el gobierno de Videla se consiguieran los dos bebés que le llevaron a la señora de Noble en el año 1976 y que terminó adoptando". El testimonio de Pirillo se sumó a la causa que desde hace siete años no termina de definir si Marcela y Felipe Noble son hijos de desaparecidos. Ahora, Abuelas de Plaza de Mayo pidió al juez federal Conrado Bergesio que cite a Pirillo para realizar un careo con Magnetto, ya que éste había declarado ante la Justicia que desconocía el origen de los jóvenes. Otros testimonios aseguraron que Rogelio Frigerio, director de Clarín durante la dictadura, había hecho gestiones con el represor Juan Antonio Cuneo, a pedido de Herrera de Noble, para apropiarse de los bebés. Esto fue confirmado por testigos que le escucharon decir al periodista Jacobo Timerman, ex director de La Razón, que también Frigerio le habría admitido que los chicos los había conseguido a través de una vía militar. Llonto remarcó ante P&M la relevancia de la declaración de Pirillo: "Es importantísimo porque Magnetto, quien declaró este año en la causa, mintió diciendo que él nunca supo nada, que nunca supo como fue la adopción, que no sabe nada del origen de los chicos y esto es mentira porque él era no solo el gerente general en el ‘76 sino que era uno de los hombres de confianza de quien dirigía el diario en ese momento, Rogelio Frigerio, y de Ernestina de Noble". En este contexto, el abogado explicó que de comprobarse el falso testimonio se podría abrir una causa paralela contra el CEO de Clarín y agregó que le suena "razonable que el gerente haya hecho la gestión" para apropiarse de los bebés porque que "las cosas más políticas en Clarín siempre las manejó Magnetto". Para Llonto esta nueva prueba "va a depender mucho del juez", porque si Bergesio le toma testimonio a Pirillo y considera válida su declaración, luego debería citar a Magnetto, hacer un careo. Si llegara a demostrarse que el gerente del multimedio está mintiendo, "hay razones cada vez más fuertes para hacer un examen distinto al que quieren hacer los Noble", agregó. La Corte Suprema ordenó el año pasado que los análisis de ADN de Felipe y Marcela se realicen en el Cuerpo Médico Forense y sólo se crucen con las muestras de las familias querellantes (Lanuscou-Miranda y García-Gualdero). Pero Llonto y Abuelas de Plaza de Mayo siguen reclamando que las muestras se comparen con todos los registros del banco de datos del Hospital Durand. "Hay que cortejar la sangre de estos chicos con la de la muestra de todos los familiares de desaparecidas embarazadas o con bebes en los años de la dictadura", insistió Llonto, quien consideró que el testimonio de Pirillo podría habilitar la prueba genérica. Sin embargo, reiteró que Bergesio "deja mucho que desear" y que "es evidente que juega para un solo lado, y mira con un solo ojo". "Yo no tengo ninguna confianza en este juez. Además, él no es competente para llevar adelante este juicio. Esto lo tendría que llevar el juez federal de San Martín y no el de San Isidro. Pero hasta que la justicia no le saque el expediente él puede hacer lo que quiere", señaló. Pese a los años de silencio y la íntima relación con el Grupo Clarín, Pirillo afirmó que su posición lo llevó a conocer "el verdadero poder en las sombras, ostentado por personas inescrupulosas, capaces de cometer los más aberrantes hechos para proteger sus intereses" y que su intención "es aportar a la causa para lograr el esclarecimiento de los hechos". En relación a esto, Llonto dijo a P&M que el ex titular de La Razón dio detalles sobre el manejo que pretendía hacer Clarín con Papel Prensa durante la década de los 80, y que las fricciones entre Magnetto y Pirillo hicieron que la mano derecha de Ernestina de Noble cometiera actos de verborragia que les permiten deducir con mayor certeza que "estos chicos fueron apropiados vía militar" y que "cada día está más caro es que estos pibes vinieron por una gestión política que hizo el diario Clarín con los militares". La entrevista completa que Pirillo concedió al diario Crítica. El empresario no está en Buenos Aires. Decidió esperar la citación de la Justicia desde algún rincón del país. Asegura que si el juez lo decide se presentará a ratificar sus dichos. En la conversación telefónica con Crítica relató su versión y afirmó: "No quiero terminar como Julio López". ¿Qué sabe acerca de la identidad de los hijos adoptivos de Ernestina de Noble? En 1985 adquirí el diario La Razón que, con La Nación y Clarín, era socio en Papel Prensa. Allí ejercí funciones directivas junto a Bartolomé Mitre y Héctor Magnetto. En mayo o junio de ese año Magnetto me pidió que dejara de publicar notas sobre casos de apropiación de bebés porque era un tema que dañaba particularmente a "la Señora" y a él. Le dije que si era cierto yo debía charlarlo con Ernestina y me contestó que tenía el suficiente poder para hablar en su nombre porque era el albacea de sus hijos. "A los chicos se los conseguí yo", me dijo, y agregó que se los había dado Videla fruto de sus gestiones personales. ¿Nunca lo habló con nadie? Desde el 85 se lo conté a distintos presidentes y jefes de la SIDE. Lo supieron Raúl Alfonsín, Eduardo Duhalde y Carlos Menem. No sólo no hicieron nada sino que me metieron preso en una causa por administración fraudulenta de la que salí absuelto. Querían perjudicarme y sacarme el diario La Razón. ¿Esa causa tiene relación con lo que ahora decidió contar? Tiene relación con mi dureza para no prestarme a los acuerdos entre Papel Prensa y las Fuerzas Armadas. Ellos tenían compromisos preacordados desde antes de mi llegada que yo no quise cumplir. ¿Qué compromisos? Cuando en 1985 La Razón comenzó a publicar notas sobre desaparecidos y apropiación de bebés, Magnetto me dijo que había un compromiso de los tres diarios de no hacer campaña en contra del gobierno militar. ¿Qué le dijo Alfonsín cuando le contó lo que usted sabía? Me pidió, a través de Facundo Suárez, entonces jefe de la SIDE, que corrobore la información con Emilio Massera, detenido en Magdalena, a quien yo conocía desde el 81. Fui a visitarlo y él me ratificó que los niños fueron entregados por Videla y que todo se realizó por las gestiones personales de Magnetto. ¿Por qué decidió hablar ahora? A esta altura, con 67 años y teniendo que tomar morfina cada ocho horas, la política ya mucho no me preocupa. Siempre lo conté a quienes creí que podían hacer algo. Después opté por no contárselo a ningún gobierno más. Finalmente tomé la decisión y fui a Abuelas de Plaza de Mayo. Les dije que no tenía problemas en declararlo ante la Justicia. Si al juez le interesa, puedo contar mucho más.

1 comentario:

semyon dijo...

Al final un tranfuga como Pirillo termina tirando un tiro para el lado de la justicia, es una rata pero por lo menos salió a cruzar a mister Magnetto, me cuesta decirlo pero GRACIAS PIRRILO, por esta que hiciste te mereces la posibilidad de vaciar otra empresa