Nuestros treinta mil

Nuestros treinta mil
memoria, verdad y justicia

POR UNA COMUNICACION POPULAR

POR UNA COMUNICACION POPULAR
POR UNA COMUNICACION POPULAR

lunes, diciembre 07, 2009

¿COMO ES TRABAJAR PARA UN GRUPO QUE HIZO NEGOCIOS CON LA DICTADURA GENOCIDA CIVICO MILITAR Y COBRAR UN SUELDO DE UNA APROPIADORA DE BEBES?

Y SI USAMOS LOS MISMOS PARAMETROS TNembaum? Es muy fácil para el “periodismo independiente” cargar en la mochila del gobierno nacional todos aquellos hechos y circunstancias que consideran execrables y que coadyuvan a ampliar exponencialmente la negativa imagen que desean instalar desde el “partido mediático opositor” respecto del gobierno, sus funcionarios y/o la presidenta Cristina Fernández o el ex presidente Néstor Kirchner. Es claro que el objetivo es desgastar y deslegitimar al gobierno desde la corporación mediática, en tanto la casta opositora prepara el terreno (en caso de no poder doblegar la voluntad política de la presidenta) para una salida estilo Honduras. Es en este contexto que los escribas a sueldo del grupo Clarín, pergeñan y “fundamentan” sus notas. Ahora quieren instalar que el dirigente bancario Juan José Zanola es el “primer dirigente sindical preso” ocultando descaradamente que muchos dirigentes y militantes gremiales, políticos y estudiantiles fueron secuestrados, detenidos, torturados, asesinados y desaparecidos por la dictadura genocida cívico militar que le permitió a Clarín y La Nación quedarse con Papel Prensa, a cambio de silenciar el genocidio. Hoy para el grupo Clarín, trabajan muchos “periodistas independientes” que parece que se les bloqueó esa parte de la memoria y omiten que trabajan para un medio que hizo negocios con la dictadura genocida. Pero eso no es algo pasado, porque gracias a esos negociados y a ayudas posteriores desde el mismo sector de poder, hoy pueden ser el monopolio mediático que son y desde el cual estos “periodistas independientes” pretenden dar cátedra de ética, moral y buenas costumbres. Sucede que además, la dueña del multimedios es sospechada de haber aceptado de manos de alguno de los genocidas, a quienes cuando eran bebés inscribió como sus hijos adoptivos, mientras la familia verdadera de estas criaturas era torturada y asesinada. ES EN ESTE CONTEXTO EN EL CUAL TRABAJAN Y COBRAN EL SUELDO ESTOS “PERIODISTAS INDEPENDIENTES” Y COMUNICADORES VARIOS, cuya ética, moral y sentido humanitario les hace denunciar cuanto acto del actual gobierno afecta los intereses y privilegios de las corporaciones patronales, ligadas al sistema de poder (que aún no cambió de manos) pero callan cobardemente y ocultan el origen manchado de sangre militante de jóvenes y madres asesinadas para apropiarse de sus hijos, de la empresa que les paga el sueldo ensangrentado. ESTA INTRODUCCION VIENE A CUENTO DE UNA NOTA QUE PRETENDE INCRIMINAR AL GOBIERNO NACIONAL POR SUPUESTAS RELACIONES CON “LA DIRIGENCIA SINDICAL” Y EN LA QUE EL CASO ZANOLA LES VIENE COMO ANILLO AL DEDO, TERGIVERSACION MEDIANTE. En la nota “Mancha venenosa” de la revista “23” el periodista Ernesto TNembaum dice: “…la detención de Zanola es un ejemplo más de los costos que tiene para un gobierno elegir mal sus relaciones…” En este caso el “periodista independiente” hace caso omiso que la denuncia contra la mafia de los medicamentos la hizo Graciela Ocaña, mientras era ministra de salud de este gobierno y contó con todo el apoyo de la presidenta Cristina Fernández. También oculta que luego de la renuncia de la mencionada ministra, fue invitada a desfilar por todos los canales de difusión del “partido mediático opositor” y del resto de la corporación mediática en donde los “periodistas independientes” que la entrevistaban hicieron todo lo posible para que hablara mal de la presidenta Cristina Fernández Y NO LO CONSIGUIERON. Sigue la nota “…¿Cómo repercutirá por ejemplo esto en Hogo Moyano, el titular de la CGT? Moyano es el jefe de la organización que cobija a Zanola y a decenas de personajes como él…” Con el mismo criterio se puede uno interrogar ¿Cómo repercutirá en Ernesto TNembaum cobrar un sueldo del multimedios que se formó gracias al intercambio de favores entre la dictadura genocida y los directivos del diario Clarín que aún lo conducen? ¿Cómo repercutirá pertenecer a un grupo cuya dueña es apropiadora de bebés de la misma dictadura genocida que hizo crecer a esa empresa? El periodista afirma que el gobierno debe pagar un costo político por “elegir mal sus relaciones”. Yo me pregunto ¿no tiene costo alguno formar parte de un grupo como el de Clarín, que fue cómplice de la dictadura cívico militar más sangrienta que hayamos conocido? ¿No tiene costo político cobrar un sueldo de quien a todas luces es sospechosa de ser apropiadora de bebés, de esa misma dictadura que asesinó a los padres de los hoy adultos “adoptados”? ¿Se puede hablar en nombre de la libertad de prensa cuando se trabaja para un grupo que monopoliza precisamente desde Papel Prensa el insumo básico para que existan otros medios gráficos, con los manejos casi mafiosos que realiza el grupo y que un “periodista independiente” no puede ignorar? Le vuelvo a decir al periodista Ernesto TNembaum, si es tan independiente como dice ser ¿por qué no investiga el orígen de los hijos adoptivos de la señora Ermestina Herrera? Pavada de pregunta ¿no? Daniel Mojica

2 comentarios:

MONA dijo...

Ni Tenembaum es independiente, ni ninguno de los grandes medios tampoco.
Los medios han juigado siempre para una fracción, que es la clase dominante.
Podemos recordar el disciplinamiento que producen los medios en la sociedad. La élite consiguió quebrar las últimas resistencias sociales para poner en marcha las reformas que el ni "rodrigazo" ni los militares acabaron de imponer. Los medios de comunicación machacaban sin pausa las ideas neoliberales. Los economistas eran los entrevistados que más aparecian en radios, diarios y TV. Durante años se dedicaron a explicar que los problemas del País se debían a la intervención del Estado en la economía. Involucraron a la gente de trabajo, que se veía afectada por los holgazanes, por el sindicalismo, y por el intervencionismo estatal. Las empresas nacionales iban a la quiebra por la idiosincracia de los haraganes, defendidos por sus gremios.
Neustadt nos amenazaba: "el año 2000 nos va a encontrar sin clase media".
Alsogaray nos seducía con slogan: "achicar el Estado es agrandar la Nación".
La hiperinflación no fue ajena a la campaña mediática. La única salida posible parecía ser un programa neo-liberal.
Fue Menem quien concretó dichos programas. Menem, el que se presentó como líder del pueblo, el que hizo la política al viejo estilo peronista, el que ocultó deliberadamente sus planes a los votantes, porque, como dijo, si se avivaban de la "cirugía mayor sin anestesia", no lo iban a votar.
Sabemos cómo siguió: 2 veces Menem...
Los medios fueron el apoyo vital para esas empresas. No digo que no se opusieron, digo más: apoyaron, hicieron alianzas con Menem, antes que terminara el mandato Alfonsín.
Desde esta perspectiva suena coherente que los medios,actúen de opositores en la actualidad. Ya que ven como una amenaza la función que cumple hoy el Estado, que pudiera afectar sus intereses monetarios.
Saludos

Daniel Mojica dijo...

Es verdad, Mona.
Tenemos que estar más atentos que nunca.Estos del "partido mediático opositor" y los agrogarcas quieren repetir el estilo Honduras.
Un abrazo.